Importancia de la Abogacía

Si bien algunos países del mundo aún conservan monarquías, en casi todas las naciones rigen hoy sistemas republicanos, o cuanto menos, algún tipo de sistema constitucional. Bajo el estado de derecho, los países se rigen por un conjunto de leyes que aplican por igual a todos los ciudadanos. La legislación suele ser un sistema por demás complejo, y en los países que tienen división de poderes, la estructura del Poder Legislativo es la encargada de redactarla, al tiempo que el Poder Judicial resuelve las recurrentes faltas que se cometen respecto de esas reglas.

La importancia del derecho, y por lo tanto, de la carrera de abogacía, radica en que trata de suministrar a quienes interceden en cuestiones de derecho, esto es, los abogados, los elementos teóricos y prácticos necesarios para favorecer la convivencia social, en un clima de paz y armonía.

En la mayor parte del mundo se ha reemplazado la supremacía del más poderoso por un modelo de igualdad ante la ley, y aunque no deberían existir diferencias entre quienes conocen la ley, es inherente al ser humano infringirlas. La abogacía viene a establecer este puente, por lo que tiene un sentido en favor del principio de la igualdad.

Importancia de la abogacía y el derecho.

Importancia de la abogacía y el derecho.

Que el ciudadano conozca sus derechos y obligaciones es vital en todo sistema democrático. La abogacía y el derecho tienen orígenes tan antiguos como la toma de conciencia humana de que la forma de resolver los debe darse en el marco de la vida en sociedad, con criterios inequívocos. El derecho romano sentó las bases de esta disciplina, tal vez mucho antes del ejercicio de la abogacía en Babilonia, Grecia o Israel. Naturalmente, quienes la ejercían debían ser buenos oradores y estar convencidos de la legitimidad de la defensa del otro.

Con el tiempo, la abogacía fue complejizándose y especializándose, dando lugar a ramas en el ejercicio de la abogacía, asociadas estas a las múltiples variantes del derecho: civil, penal, procesal, comercial, laboral y hasta derecho internacional. En ese sentido, cada vez se necesitaron más estudios para poder ejercer la abogacía. Hoy en día para ser abogado no solo se requiere el conocimiento de las leyes vigentes, sino también de las que ya han sido derogadas, o del derecho en otros lugares del mundo: se asume que se trata de una disciplina dinámica en el tiempo, cuyos cambios manifiestan las necesidades de una sociedad en un momento dado. La abogacía debe adaptarse a esos cambios, y por ello es que se trata de una ciencia en permanente proceso de revisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>