Importancia de los Acuerdos de Paz

Los acuerdos de paz son documentos escritos que conforman pactos entre dos o más partes, como gobernantes de distintos países, organizaciones internacionales o entes, en los que se comprometen a coexistir de manera armoniosa o en común acuerdo respecto a una problemática.

Un ejemplo de acuerdo de paz fue la convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969. El objetivo del acuerdo era establecer las bases del derecho internacional mediante normas y reglamentos comunes. Fue el resultado de un trabajo prolongado encabezado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

A pesar de que los grandes imperios han desaparecido y que la dominación colonial ya no es un rasgo predominante, las disputas y las guerras no han terminado, por el contrario, la violencia entre países continua sobre todo en ciertas regiones del mundo, como Medio Oriente y Europa Central. El hecho de que la mayoría de los países del mundo reconozcan y adhieran a la ONU no garantizó el fin de las contiendas armadas. Sin embargo, la organización logró intervenir en varios enfrentamientos bélicos entre naciones, con la intención de negociar el cese del enfrentamiento y evitar que termine con una destrucción total y con mayores pérdidas humanas.

Los tratados son difíciles de concretar y, en muchos casos, son antecedidos por complejas negociaciones que se suelen prolongar durante largos períodos. A veces hasta las condiciones sobre la propia negociación, como el lugar físico para concretar las firmas, la fecha, los mediadores que intervendrán o la persistencia de la violencia durante ese proceso, se tornan complicadas. Los tratados de paz y la insistencia por sus negociaciones son un ejercicio en la defensa de los derechos humanos, debido a que las principales víctimas de las guerras siempre son los civiles y los soldados.

El precedente más importante de los tratados de paz en la historia de la humanidad es el tratado de Versalles, que permitió poner fin a la Primera Guerra Mundial en 1919. Incluyó la participación de gran cantidad de países que habían sido parte de la guerra, por lo que las posiciones fueron muy diversas, sin embargo, en medio año lograron llegar a un acuerdo y firmarlo. En ese acuerdo se determinaron las cláusulas territoriales, militares, políticas, económicas y morales en general, además de sanciones y garantías de cumplimiento del propio tratado. Además, en ese tratado se creó la Sociedad de Naciones, un organismo que se propuso el establecimiento de reglas para las relaciones internacionales hasta su disolución, luego de la Segunda Guerra Mundial que fue absorbida por la ONU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *