Importancia de la Abolición de la Esclavitud

La abolición completa de toda forma de esclavitud es una necesidad imperiosa del mundo en la actualidad: pese a que casi todos los países del mundo adhieren a los Declaración Universal de los Derechos Humanos, cada año millones de personas son engañadas para ser sometidas a alguna forma de explotación, de la que no pueden escapar. Si bien el sustento de la estructura jurídica de la esclavitud (la relación entre el amo y el esclavo) puede ya no ser frecuente, los mecanismos son los mismos y la pérdida de la libertad sigue siendo moneda corriente.

El problema se vuelve mayor cuando se trata de los más jóvenes: algunas estimaciones arrojan que 5,7 millones de niños y adolescentes en el mundo se encuentran reducidos a la servidumbre. Se trata de la mayor expresión de la discriminación, pero también de un negocio en el que una parte de la humanidad trata como mercancía ya no solo la fuerza de trabajo de otro individuo, sino su vida misma.

Todos los años, el 2 de diciembre se celebra el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, en homenaje a la fecha en la que, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se suscribió un importante convenio mundial a tal fin. Terminar con la servidumbre de las personas tiene tanta importancia porque, en general, el mundo considera que la libertad es, sino el más importante, un derecho esencial e innato a todo ser humano. Nadie puede ser sometido a la esclavitud, pues estaría perdiendo todo su valor y dignidad.

Importancia de Abolir la esclavitud.

Importancia de Abolir la esclavitud.

El proceso abolicionista trajo muchas resistencias, comenzó a partir de la generalización de las ideas iluministas en el siglo XVIII pero solo se consolidó por dos acontecimientos fundamentales: el proceso descolonizador y el holocausto nazi. Desde entonces, la definición de esclavitud ha generado controversias y muchas veces se ha cuestionado los alcances y la eventual pérdida del sentido del término. Con el correr del tiempo, se fue dejando de lado la importancia de la reducción de la persona a la condición de un bien o posesión (típica de la esclavitud antigua), para priorizar cuestiones como el grado de restricción en la libertad de circulación o el pleno conocimiento de los Derechos Humanos. La prostitución, en los casos en los que fuera forzada mediante trata de personas, aparece como una forma de esclavitud.

Abolir la esclavitud es una obligación de todos los estados del mundo, sin embargo, no hay mecanismos internacionales que puedan supervisar de manera efectiva el cumplimiento de esa obligación. Los tratados entre países son válidos, pero en la medida en que la influencia económica de quienes esclavizan en la actualidad siga siendo tan fuerte, parece difícil la completa abolición de la servidumbre moderna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>