Importancia del Abono

Los seres vivos se diferencian entre los autótrofos y los heterótrofos: mientras los primeros pueden alimentarse (es decir, obtener la energía necesaria para subsistir) autónomamente, los segundos (entre los que están los seres humanos) necesitan para alimentarse tomar del medio externo materia orgánica previamente producida por otros seres vivos. Las plantas pertenecen al grupo de los autótrofos, ya que mediante el proceso de fotosíntesis y con el aporte de los elementos y el agua que obtiene del suelo, puede ir elaborando compuestos orgánicos que almacenan energía.

Sin embargo, al cultivar la tierra, el equilibrio nutricional del suelo tiende a romperse, ya que hay una salida neta de nutrientes a través de las cosechas, de modo que resulta necesaria la intervención del hombre para que la fertilidad del suelo no disminuya año tras año. Aquí aparece la importancia del abono, que aporta materia orgánica al suelo, ya que son estas prácticas, entre otras, las que contribuyen a corregir esos desequilibrios colaborando así con el desarrollo de las plantas y la sustentabilidad de los sistemas productivos.

Los abonos pueden ser orgánicos, cuando derivan de restos o subproductos de origen animales o vegetal, o bien inorgánicos. Se ha extendido el uso del término “abono” para hacer referencia a los primeros. También en la jardinería es muy común recurrir al uso de abonos, ya que a través de ellos se incorporan elementos vitales para el crecimiento de las plantas como nitrógeno, fósforo, azufre y potasio. La escasez de estos elementos puede hacer que las plantas se vean amarillentas, débiles, reduciendo su valor comercial. Un equilibrio saludable en esos elementos se traducirá en un mayor desarrollo de la planta y aumento en la floración.

Importancia del abono en los cultivos.

Importancia del abono en los cultivos.

Es difícil estimar el beneficio que ha traído para los agricultores el uso de fertilizantes, cuyo origen se remonta a la antigüedad. En esa época se utilizaban huesos o excrementos como fertilizantes naturales típicos. No es exagerado afirmar que los agricultores pueden duplicar o incluso triplicar el rendimiento de sus cosechas al aplicar abonos. Además, en el caso de usar residuos como abonos orgánicos, se contribuye de esta manera a disponer de parte de la basura, la cual que a menudo representa una seria preocupación medioambiental. Sin embargo, conviene recordar que en la elaboración de fertilizantes inorgánicos se suelen emplear compuestos químicos, que se pueden incorporar a las vías fluviales y pueden, de esta manera, generar contaminación.

Por ello es que desde muchos ámbitos se busca concientizar sobre las ventajas de la agricultura ambiental, que solo usa abonos orgánicos y gracias a ello permite conservar activa a la población de microorganismos del suelo. Resulta inconcebible en la actualidad la práctica de la agricultura sin el empleo de ningún tipo de abono, y prueba de ello es el consumo mundial, que en 1999 alcanzó un valor de 141,4 millones de toneladas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>