Importancia del Abono

El abono es una sustancia, orgánica o inorgánica, que se utiliza para enriquecer las propiedades y la calidad del suelo destinado a cultivos y las plantaciones. Algunos ejemplos de abonos naturales son las cáscaras de frutas, el estiércol o los restos de café.

Debido al cultivo intensivo que practica el humano, el equilibrio nutricional del suelo se perjudicó debido a que no se respetan los procesos naturales entre cada cosecha para que el suelo se recupere. Por eso resulta necesario abonar o fertilizar el suelo. El abono aporta materia orgánica al suelo.

Los abonos pueden ser orgánicos, cuando derivan de restos o subproductos de origen animales o vegetal, o inorgánicos. Se ha extendido el uso del término “abono” para hacer referencia a los primeros. También en la jardinería es muy común recurrir al uso de abonos, como nitrógeno, fósforo, azufre y potasio, que nutren y permiten el crecimiento de las plantas. La escasez de estos elementos puede hacer que las plantas se vean amarillentas y débiles. Un equilibrio saludable en esos elementos se traducirá en un mayor desarrollo de la planta y un incremento de la floración.

Es difícil estimar el beneficio que ha traído para los agricultores el uso de fertilizantes, cuyo origen se remonta a la antigüedad en la que se utilizaban huesos o excrementos como fertilizantes naturales típicos. No es exagerado afirmar que los agricultores pueden duplicar o incluso triplicar el rendimiento de sus cosechas al emplear abono. Además, en el caso de usar residuos como abonos orgánicos, se contribuye a reducir parte de la basura que representa un problema ambiental. Durante la elaboración de fertilizantes inorgánicos se suelen emplear compuestos químicos cuyos excedentes o deshechos suelen terminar en las vías fluviales, provocando contaminación.

Desde diversos ámbitos se busca concientizar sobre las ventajas de la agricultura ambiental, que solo usa abonos orgánicos que contribuyen a la preservación del medio ambiente y de los microorganismos del suelo. En la actualidad no se concibe la idea de no practicar la agricultura sin el empleo de ningún tipo de abono.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *