Importancia del Agua

Qué es el agua

El agua es el líquido más abundante en el planeta Tierra, y a la vez una sustancia fundamental para la vida de las personas y de todos los seres vivos. De hecho, las personas están compuestas en un 65 % por agua. El agua cubre un 71 % de la superficie de la corteza terrestre (y según descubrimientos recientes, también existiría agua en otros lugares del sistema solar); de ella, el 96,5 % está concentrado en los océanos, y el resto se reparte entre los glaciares, los depósitos subterráneos, y, en mucha menor medida, entre lagos, ríos y seres vivientes.

El agua se puede presentar en tres estados: sólido, líquido o gaseoso, conformando el denominado “ciclo del agua”, que tiene la particularidad de permitir el paso directo de un estado a otro en cualquier sentido, lo cual no ocurre en muchas otras sustancias. La fusión, vaporización, condensación, sublimación, sublimación inversa y condensación son habituales en la naturaleza.

(El Agua y su importancia.)

(El Agua y su importancia.)

Composición química y propiedades del agua

En términos químicos, el agua está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. En términos físicos, el agua exhibe varias propiedades: capilaridad y tensión superficial (propiedades asociadas a la posibilidad que tiene un líquido de subir por un tubo en contra de la fuerza de gravedad), fuerzas de cohesión y adhesión (las causales de la forma de gota de un líquido) y la temperatura de ebullición y de fusión, que son las temperaturas a las que el agua cambia de estado: su nivel no es igual en todo el mundo, sino que depende de la altitud  respecto del nivel del mar.

Estas propiedades le otorgan la posibilidad de cumplir ciertas funciones fundamentales para la vida, como la de actuar como disolvente general para diferentes sustancias hidrosolubles que intervienen en numerosas reacciones metabólicas y de otorgarle flexibilidad y elasticidad a los tejidos. Además, el agua es necesaria para procesos fundamentales como la ósmosis y la difusión a través de distintos tipos de membranas.

Interviene además en todo el proceso digestivo desde la masticación, y es especialmente importante para el normal funcionamiento de los riñones, que es el órgano de depuración por excelencia. El agua diluye las calorías de los alimentos y ayuda en la regulación de la temperatura corporal. La deshidratación (esto es, la falta de agua y sales minerales en el cuerpo) perjudica el normal funcionamiento corporal, y si esta es muy intensa puede comprometer seriamente la salud y provocar la muerte, sobre todo en el caso de niños pequeños o ancianos. La deshidratación se puede producir por la exposición muy fuerte al calor, por el ejercicio intenso o por privación de bebida.

El agua como recursos estratégico para la Humanidad

Siendo un elemento vital para el ser humano, la cercanía a alguna fuente de agua, como un río, es lo que determinó el establecimiento de las primeras ciudades del mundo. La mayoría de las civilizaciones no solo aprovecharon los ríos para su supervivencia, sino que también los aprovecharon en diversas actividades, como la agricultura, el comercio, el transporte y los sistemas de defensa.

El primer acueducto fue realizado en Roma en el año 312 antes de Cristo, a partir de entonces el abastecimiento de agua se transformó en algo posible. Tiempo después comenzó a considerarse la importancia de extender por todo el mundo el acceso al agua, y en la actualidad es una gran deuda de la humanidad: en África, Asia, América Latina y el Caribe, con casi mil millones de personas que viven en zonas rurales y que carecen de abastecimiento de agua y por lo tanto, de posibilidades de saneamiento.

El agua en la agricultura y en el consumo humano

La actividad humana que más agua demanda es la agricultura: millones de hectáreas de cultivo en el mundo dependen del riego para resultar productivas, y también el ganado depende en muchos casos de estos aportes de agua, ya que muchas áreas del planeta dedicadas a las pasturas no reciben la cantidad de precipitaciones suficientes, y deben ser regadas para producir alimento para el ganado.

Para el consumo humano, el agua suele pasar por un proceso de potabilización, ya que en el estado en que se encuentra en los ríos podría albergar organismos patógenos. Luego de ser captada desde las bocas, electrobombas elevan el agua a cámaras ubicadas a varios metros de altura, desde las cuales el agua recorre la totalidad de la planta potabilizadora, sometiéndose a diferentes procesos. Básicamente se eliminan las partículas de arcilla utilizando hidróxido de aluminio. Además, el agua pasa por lechos filtrantes de arena, y se le agrega cloro gaseoso para eliminar a los microorganismos. Recién ahí el agua está lista para ser consumida por las personas. Mucho más complejo y costoso aun es el proceso de acondicionamiento del agua salada (aquella que proviene de mares), por lo que este solo se pone en práctica en determinados lugares.

El problema de la escasez de agua en el mundo

La falta de agua es un problema que está golpeando a gran parte del mundo en la actualidad. Se dice que las zonas pobres están especialmente afectadas por el faltante de suministro de agua, pero esta crisis se está extendiendo por el mundo y está comenzando a abarcar también a zonas que parecían estar a salvo de esta problemática hasta hace un tiempo. Y sumado a ello, la contaminación por la vía de los efluentes industriales y por la deforestación agudiza el problema, y tanto expertos como ciudadanos comunes coinciden en que se debe hacer algo al respecto para resolverlo.

Los hábitos individuales son válidos y útiles, especialmente en la educación hacia los niños para futuras generaciones. A pesar de ello, difícilmente pueda llegarse a un cambio significativo si la responsabilidad con respecto al uso racional del agua no se extiende a las empresas y al sector agrícola, los mayores demandantes del tan preciado recurso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>