Importancia de las Algas

Las algas son organismos que viven en el agua y son capaces de generar su propio alimento a partir de sustancias inorgánicas como la luz del sol o el agua. Son de importancia para el ecosistema y, además, el humano las utiliza para diversos usos: en alimentos, en productos de la salud y combustibles. Algunas algas pueden resultar tóxicas para el ser humano.

Las algas pueden ser microscópicas o macroscópicas, de tipo unicelular o pluricelular. Se diferencian a las denominadas “algas verdaderas”, con células nucleadas y más próximas a las plantas, de las “algas cianofíceas o cianobacterias”, organismos procarióticos pertenecientes al dominio Bacteria.

Características de las algas

Se calcula que existen unas 27.000 las especies de algas en el mundo. Aunque se las vincula con las plantas, las algas no presentan los tejidos diferenciados característicos de las plantas, como raíz, tallo, hojas o tejido vascular. Su cuerpo vegetativo se limita a una estructura llamada talo y su forma de reproducción es simple. Las algas macroscópicas pueden presentarse bajo formas laminares, filamentosas, calcáreas y costrosas, y son denominadas como formas planctónicas. Asimismo, las algas pueden permanecer suspendidas en las masas de agua o en los diferentes terrenos como organismos aislados o como mantos adheridos a las rocas, se las conoce como formas bentónicas.

¿Por qué son importantes las algas?

El consumo de ciertas algas proporciona proteínas de alto valor biológico y constituyen una valiosa fuente de aminoácidos, vitaminas y minerales, entre ellos calcio, potasio, magnesio, zinc, hierro y yodo. El alga cianofícea Spirulina constituye la base de un suplemento dietario consumido en todo el mundo y caracterizado por su alto valor biológico.

Las algas también son utilizadas en procesos industriales para la obtención de diversas sustancias, como la carragenina, el alginato o el agar-agar, que se utilizan en la industria cosmética, farmacéutica y alimenticia. Las algas unicelulares, también conocidas como microalgas, se emplean de manera creciente como fuente de pigmentos naturales, de vitaminas y de ácidos grasos. Incluso se han utilizado para la producción de biocombustibles a partir de los ácidos grasos de algas como Dunaliella, Nanochloropsis o Chlorella.

Dentro de las algas comestibles se destacan las siguientes: Hijiki, Wakame, Nori, Agar-Agar, Dulse, Kombu, Arame y Cochayuyo. El alga Nori es la que más comúnmente se utiliza para preparar el sushi.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *