Importancia de la Autoridad y Figura Paterna

La autoridad y la figura paterna son importantes para ayudar al buen crecimiento de los hijos. El padre no se limita solo a dar órdenes, sino a ofrecer contención y parámetros de lo que es correcto o incorrecto.

El concepto de la autoridad y la figura paterna ha evolucionado a lo largo de la historia. Se pueden distinguir diferentes tipos de concepción del grupo familia a lo largo de la historia, en los que cada integrante cumplía un rol distinto. Esos cambios de roles se han ido modificando en consecuencia de otros cambios sociales que impactaron en el grupo familiar.

La palabra autoridad suele tener adjudicada una connotación de tipo negativa, pero resulta fundamental desligarla de ella y ampliar su significado. La autoridad es el prestigio que se le reconoce a un sujeto (o institución) por su legitimidad y por tener especial conocimiento y competencia dentro de una materia especifica.

Muchas veces se confunde el concepto de autoridad como autoritarismo, por ende, la errónea concepción de que la autoridad del padre es un acto agresivo o negativo para el crecimiento y desarrollo de los hijos.

La autoridad y los niños

La idea de autoridad como accionar de acompañamiento y para ayudar a crecer es sumamente necesaria para los niños. Resulta de gran importancia siempre y cuando permita educar e indicar los parámetros o límites de lo que está bien o mal, lo sano o lo peligroso. Esos parámetros contribuyen a la formación de una conciencia moral y ética necesaria para el resto de la vida.

Claro está que, el rol de autoridad alcanza también a la madre que, al igual que el padre, toma decisiones y es necesaria para ayudar en el crecimiento y formación de los hijos. De todos modos, la imagen paterna que ejerce una autoridad positiva dentro del círculo familiar, da al niño una sensación de seguridad y estabilidad que le permite crecer de manera adecuada.

Esa contención que recibe el niño durante su infancia, impactará a lo largo de su vida y le permitirá entablar relaciones favorables basadas en el respeto, incluso, hacia otras figuras de autoridad, como maestros, profesores, padres de amigos, policía, jefes, entre otros.

En conclusión, no hay que confundir un ambiente de autoritarismo con la figura paterna y su ejercicio de la autoridad que contribuye a mostrar un camino a seguir para vivir de manera ética y socialmente aceptable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *