Importancia del Couching

El coaching es una práctica profesional que, a través de un entrenamiento, tiene como meta incrementar el potencial de un individuo o de un grupo. Resulta un proceso importante para fortalecer a los individuos y ayudarlos a alcanzar sus objetivos. Consiste en un proceso de instrucción y entrenamiento de carácter interactivo y dinámico, capaz de generar cambios en la conducta, las emociones y las percepciones de la persona. Permite expandir la capacidad de acción y la autonomía en la toma de decisiones.

El coaching ha cobrado protagonismo en las últimas décadas debido a su capacidad influir en las personas, de manera independiente de la actividad que realicen. El coaching ha logrado optimizar el desempeño y fomentar un progresivo autoaprendizaje del individuo. No debe confundirse el coaching con un proceso de asesoramiento o consultaría ni con una forma de enseñanza pedagógica, ya que lo que pretende es permitirle al beneficiario conocerse a sí mismo, sus potencialidades y sus límites, para que éste pueda resolver de manera eficiente sus problemas.

Su modalidad es personal y presencial, es decir, cara a cara. Tiene la ventaja de permitir un vínculo de confianza entre el entrenador y el cliente, lo que lo convierte en un método sumamente efectivo para enfrentar y trabajar situaciones difíciles y personales del cliente. Es una práctica que puede incorporar y aprovechar conocimientos muy diversos, provenientes, tanto de la psicología conductista o la sociología como de corrientes filosóficas y culturas religiosas. Al no contar con una metodología formal, este método de autoaprendizaje y entrenamiento puede aplicarse al desarrollo de una carrera profesional, a mejorar el trabajo y la cooperación en todo tipo de organizaciones, a lograr el éxito en el mundo de los negocios o aún a resolver problemas y desafíos en la vida personal.

El coaching es muy útil en el ambiente de las organizaciones, porque permite mejorar el desempeño grupal e individual al motivar a las personas, reforzar el sentimiento de pertenencia, resolver los conflictos, gestionar el estrés, optimizar el uso del tiempo, afianzar los liderazgos, impulsar la creatividad y el trabajo en equipo, entre otros. Otra de sus modalidades más requeridas y difundidas es el coaching ontológico de carácter más amplio y personalizado, que busca un desarrollo integral de las capacidades de la persona en todos los aspectos de su vida, en lugar de concentrarse en una serie de objetivos específicos.

Su práctica concreta se da en forma de sesiones que deben ser organizadas y confidenciales, estableciendo un vínculo entre un individuo que instruye y entrena (el coach) y un individuo o grupo que aprende y resuelve problemas (el coachee). Estas sesiones consisten en conversaciones donde se exploran y analizan los objetivos propuestos, los medios más eficientes para lograrlos y los obstáculos que deben superarse. Las herramientas utilizadas durante las sesiones pueden ser métodos de observación que permitan generar un conocimiento preciso sobre la situación y las habilidades de los individuos o técnicas de motivación que les permitan superar las barreras cognitivas o afectivas que impiden la concreción de sus metas. Más allá de los objetivos concretos que se plantean en cada encuentro, las sesiones de coaching capacitan al individuo para tomar consciencia de sus fortalezas y debilidades, tanto laborales como personales y le brindan herramientas para que pueda transformarse de manera positiva y autónoma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *