Importancia de la Química

Indudablemente, la química es una ciencia central que sirve de apoyo y contribuye al desarrollo de muchas otras disciplinas, como la biología, la geología, la física, la paleontología, etc. Con tan solo observar el medio que nos rodea podemos darnos cuenta de que el mundo está integrado por una infinidad de componentes inertes o vivos, y que todos ellos se componen de sustancias químicas de diverso grado de complejidad.

La química abarca el estudio en diferentes niveles, desde el mundo subatómico, de enorme relevancia en cuestiones de generación de energía nuclear, por ejemplo, hasta el mundo de materiales complejos, como pueden ser ciertos polímeros de elevado peso molecular, con diversas aplicaciones industriales.

(La química.)

(La química.)

A diario nos valemos de un sinnúmero de objetos y sustancias con diferentes finalidades (para el  aseo personal o de la casa; para nuestra alimentación, para el cuidado de nuestra piel o de nuestra salud, etc.), pero quizá pocas veces nos preguntamos de qué están hechas estas sustancias. Todos los días salimos de nuestro hogar, nos subimos a nuestro automóvil y compramos el periódico, pero probablemente nunca nos preguntamos: ¿cómo se obtiene el combustible que hace que el automóvil funcione? ¿De dónde sale la fibra con la que se elabora el papel para hacer el periódico? ¿Y la tinta con la que se imprime, cómo se obtiene? A todo este tipo de inquietudes y a muchas otras da respuesta la química.

La investigación química: Un tren que no se detiene

La química es una ciencia que presenta a futuro infinidad de posibilidades, y seguramente sus avances tendrán un enorme impacto en el progreso de la sociedad. Los conocimientos en química permiten comprender y eventualmente modificar en favor del hombre y del ecosistema las transformaciones naturales. También permiten optimizar procesos industriales, farmacéuticos, agroalimentarios, de reciclaje y de tratamiento de residuos, etc. En el campo de la salud, resulta esencial la química para dar soluciones a cuestiones de diagnóstico y tratamiento de numerosas enfermedades, así como para poder comprender las bases de problemas médicos congénitos, por intoxicaciones, etc.

Una gran cantidad de procesos que tienen que ver con la transformación de la materia y la generación o el consumo de energía están asociados a cambios químicos y físicos. Asimismo, la química también tiene una íntima relación con la biología, pues el crecimiento y desarrollo de los seres vivientes involucran numerosas transformaciones químicas. Incluso nuestras emociones y sentimientos están gobernadas por la síntesis y liberación de diferentes sustancias, como las endorfinas.

La mayor parte de la superficie del planeta está cubierta por grandes océanos, es decir, por agua, que es una de las sustancias químicas más simples y a la vez imprescindibles para la vida. Otra de las sustancias imprescindibles es el oxígeno, que representa uno de los principales gases de la atmósfera. El ozono también es un gas de la atmósfera del que se ha hablado mucho en los últimos tiempos, por la tendencia a su reducción y las consecuencias negativas que esto conlleva.

En materia de industria y metalurgia, la química ha permitido diseñar materiales especialmente valiosos en ciertos usos, como pueden ser las aleaciones que combinan resistencia y plasticidad o ductilidad. El acero y el bronce son aleaciones químicas de enorme importancia industrial. La alpaca y el peltre son también delicadas aleaciones, a menudo empleadas en objetos decorativos y de diseño.

La química también es importante en la industria textil, pues la producción de fibras naturales no es suficiente para abastecer  a una población en constante aumento, y es preciso satisfacer esta necesidad recurriendo a la síntesis de diferentes fibras, como el rayón o el nylon. Las anilinas que se emplean en el teñido también se consiguen mediante procedimientos químicos.

Para el mantenimiento de la salud, la química es un punto clave, al ser la base del desarrollo de analgésicos, antibióticos, vitaminas, hormonas, vacunas, etc., incluso de leches maternizadas con propiedades específicas, como podría ser la leche deslactosada para niños que tienen problema en asimilar la lactosa.

La importancia de la química en la industria alimentaria

En la industria alimentaria, la industria química contribuye desde un amplio abanico de requerimientos. Así por ejemplo, se han desarrollado diferentes sustancias como saborizantes, colorantes y espesantes, para mejorar las propiedades organolépticas de los alimentos; también se han sintetizado o semisintetizado (a partir de productos naturales) agentes preservantes y estabilizantes de alimentos, gracias a los cuales los alimentos no se deterioran en tan corto tiempo facilitándose así las condiciones para su industrialización y posterior comercialización.

Muchísimas reacciones químicas tienen lugar adentro de nuestro cuerpo todo el tiempo, y podría decirse que ni siquiera somos conscientes de ellas. Otras suceden frente a nuestros propios ojos, por ejemplo, cuando nos sentamos a la mesa, al servimos un vaso de bebida cola o de soda: la efervescencia que se produce no es otra cosa que burbujas de dióxido de carbono líquido, que le insuflan al envasar estos líquidos.

El vino o la cerveza que tomamos contienen alcohol, este se genera por  la fermentación que realizan distintas levaduras sobre las moléculas de glucosa que provee la fruta (uva) o el grano (cerveza). En la elaboración del pan y demás panificados también intervienen levaduras y hay liberación de  dióxido de carbono gaseoso (que le da al pan la típica aireación o esponjosidad. La descomposición de los alimentos también es un proceso químico vinculado a la biodegradabilidad, esto es, la capacidad de una sustancia de descomponerse en reincorporarse al ecosistema bajo la acción de agentes naturales.

El reconocimiento a la imprescindible labor de los químicos se ha plasmado en la entrega por parte de la Academia Sueca de Ciencias del premio Nobel de química desde 1901, año en que esta distinción le fue otorgada a Jacobus Henricus van’t Hoff por su descubrimiento de las leyes de la dinámica química y la presión osmótica en las disoluciones. De hecho, Alfred Nobel fue un químico.

Hasta hoy, algo más de 150 personas han recibido un premio Nobel en química, entre ellas cuatro mujeres.Frederick Sanger recibió el premio  en dos ocasiones: 1958 y 1980.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>