Importancia del Reciclaje

El reciclaje es un proceso físico-químico y mecánico que permite convertir residuos en productos o materias primas, para así obtener un nuevo uso del material. Resulta muy importante para contrarrestar la contaminación desmesurada consecuencia de la sociedad de consumo de la actualidad.

El concepto del reciclaje es muy antiguo, aunque no se relacionaba a cuestiones ambientales, sino que se trataba de economizar en sociedades donde no existía el consumo masivo y la manufactura resultaba un proceso costoso, por lo que era necesario reutilizar antes que volver a confeccionar un nuevo producto.

El cambio de paradigma surgió con la Revolución Industrial y el sistema de producción en serie. Resultaba más económico volver a producir que reutilizar, por lo que se incrementó la cantidad de productos disponibles y luego, se realizaban estrategias para venderlas aunque no fuesen realmente necesarias. De ese modo, el consumo masivo provocó una gran crisis ambiental por el abuso de los recursos naturales no reciclables y por la cantidad de residuos desaprovechados que contaminan el medio ambiente.

Cada vez hay mayor consciencia en las sociedades de todo el mundo y en el ámbito empresarial, para optimizar los recursos y volver a aprovechar los residuos excedentes de las producciones. Sin embargo, aún faltan más medidas por parte de los gobiernos para que el accionar de todas las sociedades sea integral a favor de un mejor aprovechamiento de los recursos y de una mejora en la calidad de vida, que va más allá del reciclaje.

Ventajas ambientales y económicas del reciclaje

Entre las ventajas del reciclaje se destaca que contribuye a detener la contaminación ya existente a causa del accionar del humano como consecuencia de la sobreproducción. La destrucción de gran cantidad de bosques o el deterioro progresivo de la capa de ozono ocurren fundamentalmente por la intención de producir muy por encima de las necesidades de las personas. El reciclaje es un paliativo ante esa situación.

Con la reducción del consumo de combustibles fósiles se generaría menor cantidad dióxido de carbono, por lo que se reducirá el nocivo efecto invernadero. A través de la producción con materiales reciclados se podrían salvar grandes cantidades de recursos naturales no renovables, como el petróleo. Es muy importante el tiempo que le demanda a cada sustancia degradarse. Por ejemplo, el papel se degrada en aproximadamente un mes, mientras que un envase de aluminio tarda casi 400 años en desintegrarse, y los plásticos tardan más de 500 años en descomponerse. De reciclar esos materiales, evitaríamos que se acumulen en la basura durante tanto tiempo.

El espíritu del reciclaje

Las personas que eligen reciclar se caracterizan por un nivel de consciencia acerca del cuidado del planeta que suele ir más allá de la acción de reutilizar. Suelen ser más conscientes del impacto que genera cada acción del humano, de la huella que deja con su estilo de vida y del mundo que dejará para las generaciones futuras.

Una educación enfocada en la conciencia del reciclaje comprende un cambio en la relación entre el individuo y los desechos. Consiste en cambiar de hábitos de la vieja costumbre de comprar-usar-tirar, a pasar a comprender que la basura y los residuos no son lo mismo. La basura es todo aquello que no se puede aprovechar, en cambio, los residuos aún disponen de vida útil incluso, a través del reciclaje.

Educación ambiental

Es clave educar a los jóvenes sobre la importancia del reciclaje, en base a la mala experiencia de las generaciones anteriores. La mejor forma de inculcar la práctica del reciclaje es fomentando en los niños un gran amor por la naturaleza. Actividades como aprender a plantar un árbol, hacer una huerta, ir de excursión al campo, cuidar a una mascota, conocer ríos, plantas y flores, todo eso contribuye a mantener una conexión directa con la naturaleza, a valorarla y respetarla.

La separación de los residuos resulta fundamental, así como ciertas medidas de reducción del consumo. Es importante elegir productos que contengan envoltorios simples o que el mismo pueda ser reutilizado. También, elegir envoltorios de vidrio en lugar de plásticos de un solo uso. Son pequeñas acciones que, practicadas en la vida cotidiana y mantenidas en el tiempo, pueden contribuir a un gran cambio positivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *