Importancia del Balance General

La importancia del balance general es que permite conocer la situación financiera de una empresa porque contiene datos sobre el patrimonio de la organización, como la cantidad de capital , el monto de deuda o los bienes que dispone.

El balance general es un documento que detalla los datos contables de la empresa en un momento en particular, no analiza la variación del patrimonio durante un período de tiempo. Por eso se lo conoce también, como balance de la situación.

Los elementos de un balance

En economía, el término balance es utilizado para denotar la idea de un promedio general. El contenido de este documento se estructura con tres elementos, cada uno acompañado de un minucioso detalle de datos de la empresa. Los elementos principales son:

  • Activo. Hace referencia a todo lo que la organización posee, ya sea dinero en efectivo, en el banco, inmuebles, bienes mobiliarios, terrenos, deudas de terceros para con la empresa, entre otros.
  • Pasivo. Hace referencia a todas las deudas que la institución tiene, tanto de servicios por pagar como saldos pendientes a proveedores.
  • Patrimonio neto. Hace referencia al capital real disponible de la empresa, que se obtiene del resultado del activo menos el pasivo, es decir, descontando el total de deudas.

¿Para qué sirve un balance?

El balance general constituye una herramienta fundamental para las empresas a la hora de tomar decisiones, porque permite conocer el estado financiero de la compañía en ese momento y, por ende, permite proyectar nuevas inversiones, expansiones o compras.

Asimismo, el balance es un elemento imprescindible si se pretende manejar la institución en un marco de honestidad y transparencia con los accionistas, sobre todo con aquellos que quizás no tenga una participación activa dentro de la compañía.

El balance: una herramienta para terceros

El balance general es un recurso útil para que terceros puedan conocer el estado de la empresa, en casos como:

  • La solicitud de un préstamo bancario.
  • Los proveedores que aceptan cobrar diferido, a 30, 60 o 90 días.
  • Los entes reguladores del Estado, para definir cuánto debe pagar la empresa de impuestos.

En conclusión, el balance general resulta una herramienta contable imprescindible para toda empresa u organización, porque ofrece transparencia y, además, permite proyectar y tomar decisiones financieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *