Importancia del Derecho

Dos significados entrelazados

Para comprender la importancia del derecho es preciso conocer antes los alcances de este concepto. El derecho es un constructo cultural, por el que los miembros de una sociedad eligen establecer y respetar una serie de normas jurídicas válidas para determinado momento y lugar, de cumplimiento obligatorio para la totalidad de los individuos, y con una pena determinada ante un desvío a esa norma.

Pero existe otra acepción del término, pues también se le llama de ese modo a las atribuciones de los individuos en el marco de un orden jurídico dado. Sobre esta base, entonces, se admite que el derecho es la ciencia que al mismo tiempo determina las obligaciones pero también las atribuciones que tiene cada persona respecto de las demás, con quienes comparte su vida en sociedad.

(Importancia de las Leyes y el Derecho.)

(Importancia de las Leyes y el Derecho.)

El Derecho, garantía de convivencia pacífica

La existencia del derecho presume un orden jurídico en el que las personas viven en comunidad y que no pueden regirse por el propio instinto humano. La existencia de una racionalidad ha producido una serie de circunstancias históricas, con las que el hombre probablemente ha perdido su esencia animal (sea esta cooperativa o competitiva) y vive en una situación de tensión con los demás, pero una tensión en cierto modo atenuable.

Se dice que el hombre de la actualidad difícilmente podría vivir sin leyes, pues allí el predominio del más fuerte por sobre el más débil sería total. Pero sin embargo, tanto el más débil como el más fuerte convalidan el consenso a partir del cual se crean una serie de instituciones tendientes a garantizar las libertades de cada una de las personas y de todas en conjunto. Allí es que aparece la necesidad de un sistema de derecho, en la renuncia del más fuerte a oponer su fuerza como razón de cualquier triunfo y verdad dentro de la sociedad.

Fundamento de las Leyes

Una vez convalidada la necesidad de un sistema de leyes, vale preguntarse en función de qué se establecen esas reglas. Prácticamente ese fue el motivo de mayor debate a lo largo de la historia político-social y también económica de las sociedades, y esos consensos atravesaron diversas etapas: carece de sentido afirmar que el derecho es algo determinado, verdadero e inmutable.

Sin embargo, aquellos que sostienen la doctrina naturalista del derecho aseguran que en realidad lo que se hace es buscar a través de esas normas alcanzar los postulados de la justicia que se inspiran en la condición natural del hombre. No es ese el espíritu mayoritario de la ley en la actualidad, y casi todos los países siguen un orden mucho más pragmático: se busca alcanzar una serie de libertades individuales pero también colectivas, coexistiendo estas en un equilibrio, a veces no del todo claro, garantizado por el Estado. Los principios acerca del ordenamiento estatal, en donde se ha impuesto la república, la democracia y la separación de los poderes, van en ese sentido de distribución del poder público.

Los jueces son en general los encargados de pronunciarse en el caso de conflictos sobre el cumplimiento de la ley, elaborando sentencias en función de un proceso de investigación en cada caso: en muchos países se presenta la discusión de si esos jueces deben ser electivos, funcionando como representantes de las mayorías, o si su rol  trasciende las circunstanciales mayorías y deben permanecer por su carácter de sabios o doctos en materia de leyes. Ambas posiciones tienen puntos a favor y en contra, por lo que ninguna de las dos se ha impuesto en el mundo, pese a que la mayoría de las democracias no tienen un sistema de elección directa de los jueces.

La Igualdad

El principio fundamental que sostiene al derecho y le otorga tanta importancia es la igualdad. Todas las personas son iguales ante la ley, lo que significa que todos los principios derivados del derecho le garantizan atribuciones y les crean obligaciones a todos los individuos por igual. Esto parece lógico en la medida que un orden distinto privilegiaría (como sucedió durante mucho tiempo) a un grupo de personas por sobre otros, pero desde determinadas visiones también puede parecer negativo.

Sucede que no todas las personas son iguales, y muchas veces son tan desiguales que no pueden tener un igual trato. De eso también se desprende que el derecho no tiene postulados completamente terminantes, y no podrá ser jamás puesto en práctica por máquinas estructuradas: es una actividad humana que ante posibles colisiones o conflictos exige reinterpretaciones, contextualizadas para un momento y un lugar.

La Libertad

Otro valor importante que sustenta al sistema de derecho es el de la libertad. Se asume que mediante ese sistema donde reina la igualdad, todos los individuos están en condiciones de defender sus libertades, pero esto exige un paso mayor al de la mera enunciación de los derechos: cada ciudadano debe ser consciente de esos derechos. Esto no ocurre siempre, y muchas veces las personas no son conscientes de la vulneración que se practica sobre sus derechos. También puede ocurrir que un determinado grupo socave las garantías de un grupo más débil. Los abogados, que son los profesionales del derecho, son los encargados de reducir al mínimo esas posibilidades haciéndoles saber a todos los individuos cuáles son sus garantías ante la ley y cuáles son los recursos legales a los que puede recurrir en cada momento de un eventual proceso judicial.

Divisiones del Derecho

El derecho se ha dividido en varias ramas, que apuntan a especificar el tratamiento de cada uno de los posibles casos que puedan aparecer. En el derecho público (el que atañe al interés del Estado) se destaca el derecho administrativo, el constitucional, el penal y el procesal, al mismo tiempo que en el derecho privado (el que corresponde a los intereses individuales de los particulares) aparecen el derecho comercial, el civil, el agrario y el empresarial.

Existen también determinados postulados del derecho internacional, que buscan garantizar un mínimo ordenamiento ante posibles conflictos entre individuos de diferente nacionalidad o incluso entre Estados diferentes, cada uno con un posible sistema jurídico propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>